Relevo generacional en Pablo Garrigós Ibáñez

La Asociación Española del Lujo destaca en este artículo los principales valores de Pablo Garrigós Ibáñez: innovación, calidad y exclusividad. Tres rasgos que han puesto en primer plano a Henedina y Débora Garrigós Jornet. Las nuevas líderes toman el mando tras la jubilación de su padre y fundador de la empresa.

Relevo generacional para los retos del futuro

Las ahora responsables de la compañía asumen el objetivo de seguir modernizando un alimento tan ligado a la tradición como el turrón.

Una de las claves de este relevo generacional es que seguirán situando los productos de la casa en lo más alto del mercado gourmet. Eso sí, manteniendo la receta de elaboración artesanal con siglos de historia. Y, por supuesto, en base a los más altos estándares de calidad y rigor que marca el Consejo Regulador del Turrón de Jijona y Alicante.

¿Objetivo cumplido?

Por supuesto. Las hermanas Garrigós Jornet han logrado que la marca Pablo Garrigós Ibáñez sea vista como sinónimo de fusión entre lo moderno y lo tradicional.

¿Cuál ha sido el secreto? Nada menos que mantener la esencia del sabor, pero logrando que sea reconocido por los comensales más exquisitos. Tal como destacan Débora y Henedina, “el cliente cada vez es más exigente y no solo quiere productos de calidad sino más bien probar algo personal con lo que se identifique en cada momento”.

Para cumplir con este cliente tan especial, buscan siempre la exclusividad y calidad de las que hablábamos al principio con nuevos y originales productos:

  • Los clásicos turrones de Jijona, Alicante y yema tostada se mantienen. Pero se añaden otros sabores más modernos como el chocolate fondant con almendras marconas.
  • Otro de los productos destacados es su famosa caja de fruités. ¿Todavía no las has probado? Te encantarán estas delicias hechas con pulpa de fruta natural.
  • Y no pueden faltar los chocolates y bombones de almendra y frutas. Una vuelta de tuerca al sabor más clásico.

Pero no todo es únicamente sabor exquisito y gourmet. El relevo generacional en Pablo Garrigós Ibáñez también se ha traducido en una exclusiva forma de presentar los productos. Su imagen corporativa presenta un packaging cuidado y sofisticado que representa los valores de la marca y se adapta a los nuevos tiempos.

Puedes verlo con tus propios ojos en nuestro catálogo.

El turrón es uno de los productos que mejor simboliza la tradición. Y empresas como Pablo Garrigós Ibáñez, ubicada en Jijona, la cuna por excelencia de este dulce mediterráneo, representan a la perfección el respeto a la historia y el territorio, reflejados en un proceso de elaboración artesanal con siglos de vida a sus espaldas.  Esta fábrica, con cerca de cuatro décadas de existencia, ha mantenido su receta de turrón siguiendo los más alto estándares de calidad y rigor que marcan organismos como el Consejo Regulador del Turrón de Jijona y Alicante.  Esta lealtad a la tradición, por otra parte, no ha impedido que el nombre de Pablo Garrigós Ibáñez se haya convertido en una referencia de modernidad, innovación y frescura en la escena gastronómica de nuestro país. Una evolución que es también fruto del esfuerzo de las hijas del fundador, Henedina y Débora Garrigós Jornet, que han asumido el liderazgo de la compañía tras la jubilación de su padre.  El sabor exquisito que caracteriza tanto a los turrones como al resto de productos ha permitido situar la marca en los puestos más altos del exigente mercado de productos gourmet, uno de los objetivos que las hermanas Garrigós Jornet se marcaron a la hora de asumir el relevo generacional en la empresa.  “El cliente cada vez es más exigente y no solo quiere productos de calidad sino más bien probar algo personal con lo que se identifique en cada momento”, destacan las hermanas, que nos cuentan también que por eso siempre intentan “presentar propuestas que ofrezcan sensaciones y experiencias gastronómicas que vayan más allá del consumo habitual”.   Un reflejo de este carácter exclusivo y gourmet se puede ver en la gama de turrones y productos premium. Esta línea, una de las joyas de la casa Pablo Garrigós Ibáñez, se caracteriza por la combinación de sabores más clásicos, como los del turrón de Jijona, Alicante y yema tostada, con propuestas más contemporáneas como el chocolate fondant con almendra marcona.  La frescura y el espíritu joven de la marca también se observa en las originales fruités, elaboradas con pulpa natural de frutas, y en los chocolates y bombones con sabores de almendra o frutas que añaden nuevos matices al clásico bombón.  “La propuesta gourmet de Pablo Garrigós está pensada para disfrutarla todo el año” reconocen las hermanas Garrigós. “Nuestros productos se elaboran con ingredientes naturales y de proximidad, por lo que adaptamos la oferta a lo que la tierra nos da y el cliente demanda”.  Líderes en turrones gourmet y dulces navideños, Pablo Garrigós Ibáñez se cuela en nuestra despensa también en otras épocas con sus fruités y chocolates presentados, además, con cuidado y sofisticación. Una apuesta por la imagen corporativa basada en el diseño y la calidad también en el  packaging.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola. ¿En qué podemos ayudarte?